Amazon Rainforest Wildlife Documentary – “An Untamed Wilderness”

La mejor manera de entender y ver lo que vivimos durante nuestra estancia en Explorer’s Inn de la Reserva Nacional Tambopata, en el sureste amazónico del Perú, es ver este espectacular video grabado y editado en su totalidad por nuestro compañero RN Tristan Thompson.

Trata sobre algunas de las especies más raras y amenazadas de esta amplia e inexplorada area del sureste peruano, haciéndonos vivir en primera persona el día a día en la selva amazónica.

Anuncios

El viaje, en números

En esta entrada vamos a intentar resumiros nuestro viaje de forma númerica, ya que nos parece una forma muy práctica de ver lo que hemos estado haciendo:

  1. 40 días de viaje
  2. 5500 kilómetros recorridos aproximadamente
  3. unas 185 horas aproximadamente subidos en transportes públicos
  4. 20 autobuses de larga distancia
  5. 16 combis (furgonetas y taxis compartidos)
  6. 4 embarcaciones diferentes
  7. más de 25 ciudades diferentes
  8. unos 90 kilómetros a pie (contando sólo las excursiones)
  9. máxima altura a la que hemos estado: unos 4600 msnm (en la Laguna 69)
  10. 15-20€ de media gastados por persona y por día
  11. 22 albergues diferentes
  12. casi 60 especies de animales diferentes

Y aquí damos por finalizado nuestro blog, almenos por el momento. Esperamos que lo hayáis disfrutado.

¡Hasta pronto!

El Top-30 del Perú

Siempre es difícil destacar algo de una estancia en la selva de casi 5 meses y de un viaje por todo el Perú, pero vamos a intentar recoger lo más destacado y los mejores momentos:

  1. vivir la selva amazónica en todo su esplendor
  2. convivir con las familias de Capachica y Amantaní, en el lago Titicaca.
  3. ver el Machu Picchu sin esperarlo desde las ruinas de Llactapata, en el camino Inca de Lucmabamba.
  4. disfrutar de la rica gastronomía peruana: ceviches, papas a la huancaina, picarones, anticuchos…
  5. ver un grupo de tres ballenas jorobadas
  6. conocer y aprender de las civilizaciones preincas
  7. hacer surf en el Pacífico
  8. ver al piquero de patas azules y a la fragata real, aves típicas de documental que siempre habíamos querido ver
  9. hacer trekking en la Cordillera Blanca
  10. tomar mate de coca
  11. poder ver multitud de películas de dudosa calidad  durante los viajes en autobús
  12. conseguir ver la impresionante aguila harpía desde una torre de 42 metros de alto en medio de la selva
  13. dormir en unas hamacas en un refugio en medio del lago Cocococha después de haber oído el rugido de un felino
  14. poder ver leones marinos y pingüinos de Humboldt en estado salvaje en las Islas Ballestas. ¡Como ya os dijimos fue mejor que un documental!
  15. sentir el fuerte efecto del pisco sour, bebida típica del Perú
  16. encontrarse a una pareja catalano-gallega a 4600 metros en una laguna azul turquesa
  17. sobrevivir a enfermedades estomacales en la selva
  18. poder ver a miles y miles de loros y guacamayos comiendo en una pared de arcilla
  19. navegar de noche por el río Tambopata en busca de caimanes contemplando el cielo estrellado
  20. ver y monitorear el lobo de río gigante brasileño
  21. sentir miedo/emoción al ver dos ojos de felino brillar durante una caminata nocturna por la selva
  22. ir en bicicleta por la desértica Reserva Nacional Paracas
  23. perder una mochila en un taxi y recuperarla horas después
  24. mojarse completamente debido a una fuerte tormenta después de ver la tercera catarata más alta del mundo
  25. pisar suelo ecuatoriano durante unos minutos
  26. asisitir a la fiesta inca del “Inti raymi”
  27. pasar 5 horas en un autobús hablando con una señora de un pueblo pedido en los Andes que pensaba que se podía llegar en coche desde España al Perú
  28. ver niños haciendo gimnasia vestidos con la camiseta del Barça en un pueblo en la isla de Amantaní
  29. beberse una fresca Inka Cola
  30. jugar a futbol y a voleibol en medio de la selva, con una humedad y un calor altísimos, hasta casi desmayarse

Y mañana, ¡nuestro viaje en números!

¡Ya estamos de vuelta!

¡Ya hemos llegado a Barcelona! Ya teníamos ganas de volver, aunque no ha sido un camino fácil:

Primero 21 horas en autobús de Máncora a Lima, para pasar la noche siguiente en Lima. Ya el día siguiente empezamos con los aviones: 12 horas de vuelo de Lima a Madrid para la escala. De allí, 2  horas hasta London Heathrow. Os preguntaréis porqué hemos ido a Londres si estábamos en Madrid… ¡nos salía muchísimo más barato! Fue una vuelta sin sentido, pero económica al fin y al cabo. Una vez allí, cambio de aeropuerto: autobús de Heathrow a Stansted, para pasar la noche en el aeropuerto de Stansted. Y ya por fin, esta mañana, vuelo Ryanair de Stansted a Barcelona… que locura, ¿no?

Al llegar, allí estaban el hermano y el padre de Albert. Nos han recibido con una bolsita de ricos croissants de chocolate. ¡Después de 6 meses nos han sabido a gloria!

Mañana actualizaremos con lo mejor dePerú… ¡no os lo perdáis!

La guinda del pastel

Ya como último destino y para acabar nuestro viaje, decidimos subir hacia el norte, casi en la frontera con Ecuador, para disfrutar de las famosas playas de Máncora y sus alrededores.

Es un pequeño pueblo que ha crecido bastante con el turismo pero que aun mantiene su ambiente playero, surfero y de relax. Disfrutamos del sol, de la tranquilidad de la playa y del ambiente hippie-artesano que hay en el pueblo. De hecho se dieron las cosas para conocer a muchos artesanos, la mayoría argentinos, y hasta acabamos en una fiesta con ellos.

Subiendo hacia el norte, después de quilómetros y quilómetros de desierto (desde Chile hasta aquí), de repente aparecen los manglares de Puerto Pizarro, al ladito de Ecuador.  Decidimos subir hasta allí en un tour turístico que nos incluía varios sitios de interés. Por un lado, bañito refrescante en la playa de Punta Sal. Después visita a los hervideros de barro de Zorritos, los cuales, según dicen, tienen propiedades terapéuticas. Los dos acabamos llenos de barro y días después todavía tenemos sus restos.

Y por último, visitamos los manglares. Éstos, empiezan aquí y se extienden hacia el norte por todo Ecuador hasta Colombia. Es un muy buen sitio para ver aves, especialmente en el islote conocido como Isla de los Pájaros. Pudimos avistar, entre muchas otras, a la garceta azul (Egretta caerulea) y la que más ilusión nos hizo, la fragata magnífica o real (Fregata magnificens), una especie mítica de documental que se caracteriza por tener el macho una gran bolsa gular roja usada en el periodo de reproducción. Además, también visitamos un centro criadero de cocodrilo americano (Crocodylus acutus), el cual solía encontrarse en estos manglares pero desapareció por culpa de la caza. La intención del centro es preservar y criar esta especie, pero a nosotros, como biólogos conservacionistas que nos sentimos, creemos que la verdadera intención del centro es lucrarse a base de exponer el cocodrilo a los turistas. En fin, opiniones para todo.

Antes de volver a Máncora, nuestros compañeros del tour se empeñaron en ir a la frontera entre Perú y Ecuador. Así que derepente, sin haberlo planeado previamente, nos encontramos en suelo ecuatoriano durante diez minutos, en el pueblo de Huaquillas. ¡Surrealista! Decir que este puesto fronterizo es conocido como uno de los peores de toda América del Sur…

Pero la verdadera traca final fue la salida que hicimos para intentar avistar ballenas. Como buenos amantes del mar y de la vida marina,decidimos darlo todo en nuestro último día para intentar avistar a la ballena jorobada (Megaptera novaeangliae), cual se encuentra en estas aguas del norte y es probable que sea una zona de reproducción. ¡Avistamos hasta tres ballenas en desplazamiento! Fue de lo mejorcito del viaje… Además, también pudimos ver al delfín de hocico largo (Delphinus capensis), muchas tortugas verdes (Chelonia mydas), a la gaviota de Franklin (Larus pipixcan) y al piquero de patas azules (Sula neuboxii). ¡Fue una digna salida de whalewatching!

Durante estos días, Albert hasta se animó a hacer surf. La verdad es que las olas eran asequibles para aprender, y con la ayuda de un instructor, contra todo pronóstico se consiguió poner de pie en la tabla de surf.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

¡Ha sido la guinda perfecta para un viaje inolvidable!

Los moches y el culto a El Niño

Os presentamos a la última cultura precolombina de las varias que hemos conocido en este tiempo: los moches. Esta sociedad se asentó alrededor del valle del río Moche, en las zonas de Trujillo y Chiclayo, y se extendió por toda la costa norte del Perú, entre el 100 y el 800 d.C.

Destacaron por ser los prioneros en lograr un eficiente manejo del agua, tanto del río como del mar, para uso agrícola. También han sido considerados como los mejores ceramistas del Perú, a tenor de los miles de restos de bella factura que se han encontrado representando a dioses, humanos, muertos, animales o temas ceremoniales.

Nosotros hemos ido aprendiendo de esta cultura en dos lugares diferentes. Por un lado, cuando estuvimos en Huanchaco, visitamos las famosas huacas del Sol y de la Luna, templos de forma piramidal truncada. La entrada incluye visita al museo y visita guiada a la huaca de la Luna, por lo que nos pudimos empapar bastante.

La huaca de la Luna consistía en un centro ceremonial importante para la cultura mochica. Sus más de 1500 años de antigüedad han hecho estragos, y en la actualidad parece un montón de ladrillos cubierto por arena. Pero una vez dentro, y con las explicaciones de la guía, la verdad es que resultó muy interesante.

El templo está constituido por cinco templos diferentes, construidos uno encima del otro y correspondiendo cada uno a periodos diferentes. Cada vez que lo creían necesario (un año de mala cosecha, un cambio de líder, el fin de una etapa…) sepultaban bajo ladrillos de adobe el templo anterior y construían otra más nuevo inmediatamente encima. Las excavaciones que han tenido lugar hasta ahora muestran por partes estos cinco templos.

En todos ellos es común la representación de los frisos de las paredes con la imagen de su deidad principal, Ai-apaec, también llamado el “dios decapitador”. Siempre es representado con dentadura felina, serpientes u otros animales en la cabeza y un cuchillo decapitador en una mano y una cabeza humana en la otra. A pesar de lo escabroso, resulta particularmente bonito. A este dios se le ofrecían sacrificios humanos, escogidos en base a lo que se llamaba combate ritual. En él se enfrentaban dos valerosos guerreros, y el perdedor era sacrificado orgullosamente para pedirle suerte a Ai-apaec.

Aparentemente, la huaca, además de servir como centro cerimonial, era el lugar de residencia de la élite religiosa, los cuales ejercían de líderes del pueblo. El resto de la población vivía en el pueblo, a los pies de la huaca, del cual apenas quedan restos. Al otro lado del éste, se encuentra la huaca del Sol, la cual es considerada la estructura individual precolombina más grande del Perú. Todavía se desconoce mucho sobre su función concreta, ya que todavía no se ha podido excavar por falta de fondos.

Los sacerdotes tenían el poder absoluto en estas zonas. Eran ellos los que ofrecían los sacrificios a sus deidades y para el pueblo, eran los responsables de mantener contentos a los dioses con sus sacrificios.

Por encima de ellos, se encontraban los reyes absolutos. El más conocido es el Señor de Sipán, el museo y los restos del cual nosotros pudimos visitar cuando visitamos la zona de Chiclayo. El llamado Museo Tumbas Reales de Sipán es el orgullo del norte del país. Justo ahora se cumplen 25 años de su descubrimiento, el cual es considerado uno de los hallazgos arqueológicos más importantes de Sudamérica desde el Machu Picchu. En el museo se encuentran los numerosos descubrimientos de la tumba del Señor de Sipán, el cual fue enterrado con múltiples piezas de oro, todo su atuendo, su séquito real, niños, mujeres, animales, guardianes… Por seguridad, en este museo no se pueden tomar fotos, por lo que os mostramos una foto sacada de nuestro gran amigo google.

El fin de esta cultura vino marcado por una fuerte sequía y unas fuertes inundaciones causadas por el fenómeno de El Niño, tan comunes en esta zona. Los sacerdotes vieron poco a poco como su poder y su credibilidad decrecían, puesto que por muchos sacrificios que se realizaban la situación no mejoraba. Así que la sociedad se dividió, orginando algunos de ellos (junto con la cultura huari) a la cultura chimú, que ya os contamos en anteriores entradas.

Y hasta aquí las entradas dedicadas a las culturas precolombinas. ¡Os prometemos que a partir de ahora ya no os toruraremos más con entradas de este tipo!

Por cierto, típico de esta zona, a parte de estas culturas, cabe destacar a los “biringos”, los singulares perros peruanos sin pelo, típicos de la zona. Son un poco grimosos… ¿no?

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La catarata de Gocta, posiblemente una de las cataratas más altas del mundo

Una de las zonas que hasta ahora nos ha sorprendido y gustado más es la del Departamento Amazonas, en el norte del Perú. Se encuentra en una zona de montañas, en la parte de transición hacia la selva. Por toda esta zona se encuentran esparcidas numerosas ruinas de la cultura de los Chachapoyas, como la fortaleza de Kuélap.

Pero a parte de Kuélap, este departamento presenta muchas más cosas para visitar. La verdad es que hubiera merecido la pena quedarse más días, pero la falta de tiempo nos ha hecho quedarnos con lo básico.

La capital del Departamento, Chachapoyas (el mismo gracioso nombre del que ya hemos hablado), fue lo primero en sorprendernos. Es pequeña y activa, pero al contrario que muchas otras ciudades, no llega a ser caótica. La disposición urbanística está muy cuidada, siendo todas las casas blancas con letreros negros, lo que sumado a las nubladas montañas verdes de los alrededores, le da una belleza especial.

A parte, la gente aquí es extremadamente amable. Por todo el país hemos podido disfrutar de su amabilidad, pero lo sentimos más especialmente en esta zona, seguramente porque todavía no es muy turística.

De entre las múltiples ruinas y cosas para ver, escogimos visitar la catarata de Gocta. Consta de dos caídas (la primera de 231 metros y la segunda de 540 metros) que, sumadas (771 metros), la colocan entre una de las cataratas más altas del mundo. Según los habitantes de la zona, esta caída ha sido reconocida por la National Geographic Society como la tercera más alta del mundo.

Una de las razones por la que no es muy conocida es porque sólo hace seis años que están abiertas al público. Obviamente los lugareños conocían su existencia, pero según las leyendas, aquel que visitaba las cataratas no volvía nunca más, puesto que las sirenas que en ella habitaban se los llevaban para no volver. Fue un alemán quien en el 2006 echó por tierra todos los mitos llegando a la catarata y “abriéndola” al público en general.

Nosotros no nos encontramos ninguna sirena que se nos llevara para no volver. Lo que sí nos encontramos fue una caminata de varias horas para acceder a ella. Aunque lo peor fue la tormenta que nos cayó encima durante todo el camino de vuelta… ¡acabamos chorreando!

Queremos acabar esta entrada transcribiendo estas significativas frases que nos encontramos de camino a la catarata:

“Cuando el último árbol sea cortado, cuando el último río sea contaminado, cuando el último animal salvaje sea cazado, os daréis cuenta de que el dinero no se come”.

“Quien siembra un árbol promete el futuro. Quien lo conserva te lo asegura”.

“No te detengas hasta conseguirlo”.

“Las gotas que caen aceptan su destino. Las que rebotan intentan cambiarlo”.

¡Meditad sobre ellas!