Rasta courage

En nuestra segunda noche en Costa Rica tuvimos un pequeño gran percance: ¡nos robaron las mochilas!

El primer día en Costa Rica lo pasamos en San José, planeando un poco qué haríamos antes de ir hacia Rainsong y comprando algunas cosas que necesitábamos. Se nos recomendó fervientemente que si queríamos playa, buen ambiente, tranquilidad y selva fuéramos hacia el pequeño pueblo de Puerto Viejo de Talamanca, al sureste del país, a orillas del Mar Caribe.

Después de muchas horas de autobús (el país es muy pequeño pero se tarda muchísimo de un lugar a otro), llegamos de noche a Puerto Viejo. La primera impresión fue inmejorable: pueblo pequeño de ambiente rastafari, reggae, banderas de Bob Marley, playa… Como nos habíamos comprado una tienda de campaña, decidimos acampar en un pequeño camping. Ése fue nuestro primer error.

Empezamos nuestra aventura tica con una buena cena con música en directo, con vistas a la playa y al Mar Caribe. Nos tomamos nuestras primeras cervezas (cerveza Imperial) en Costa Rica a ritmo de reggae e incluso nos dimos nuestro primer baño en el mar. Todo parecía perfecto.

Pero a partir de entonces todo se torció. Fuimos a dormir, guardamos todo lo importante bajo llave en unas taquillas, pero las mochilas grandes con la ropa no cabían así que tuvimos que ponerlas fuera al lado de la tienda. Pensamos que ya que pagábamos por dormir en un camping habría cierta vigilancia… Segundo y principal error. Porque a las 3 de la mañana Laura se despertó con un ruido de cremalleras y unas sombras. Al mirar fuera de la tienda… ¡nuestras dos mochilas habían desaparecido!

Salimos en busca de nuestras preciadas mochilas, y encontramos la de Laura a unos 20 metros, abierta, y tirada en medio de la selva al lado de la playa. De la de Albert, ni rastro. Creemos que el ladrón, al ver que una de las mochilas tenía sólo ropa de chica, no le interesó y se quedó con la que tenía ropa de chico. Entonces empezó nuestra búsqueda de la mochila. Estuvimos varias horas buscando por la playa, por la selva, por todo el pueblo, sin éxito, y fuimos a denunciarlo a la pequeña comisaría de policía que había frente a la playa. Experimentamos la tranquilidad y la pasividad con la que la policía de Puerto Viejo se tomaba nuestro problema. Éso fue lo más parecido al anuncio de Malibu “me estás estresaaando”.

Y aquí viene el plato fuerte: al cabo de unas 3 horas de búsqueda, de repente encontramos a un rastafari con la mochila, intentando vender lo poco que quedaba y  vestido plenamente con la ropa de Albert… ¡incluso llevaba sus calzoncillos! Fue entonces cuando empezó una fuerte discusión… momento en el que apareció la policía y lo arrestaron a punta de pistola… ¡de película! Albert nunca olvidará la mirada que puso el supuesto ladrón cuando lo esposaron…

A partir de ese momento, empezó todo el papeleo por la denuncia. Los policias se lo tomaban todo a risa… a todo esto el ladrón esposado en la puerta, durmiendo tan tranquilo. Al final, después de horas de espera y de ver como por la comisaría pasaban turistas con el mismo problema que nosotros, se nos pidió, que ya que disponíamos de tiempo, que declarásemos en un juicio rápido, por lo que acabamos yendo con una furgoneta de la policía con el supuesto ladrón esposado atrás hacia el pequeño pueblo de Bribrí, donde estuvimos declarando ante la juez.. ¡surrealismo puro!

De este juicio no obtuvimos nada en claro… no sabemos si al final encerraron al supuesto ladrón.  Parece ser que era un viejo conocido por la policía y ya había dado más de un problema pero mientras nosotros seguíamos allí, él estaba suelto a la espera de la resolución del juicio.

A partir de entonces viajamos con mucha más cautela y un poco paranoicos por lo que nos había pasado… ¡pero nos sirvió como lección!

De esta aventura no tenemos fotos, ya que no tuvimos tiempo ni ganas de hacer fotos de lo bonito que era el pueblo y sus playas… Lo que a priori parece un paraíso parece que se está “contaminando” con la llegada de rateros de otros pueblos atraídos por los turistas… lo nuestro fue un robo al despiste sin más pero hablando con gente del pueblo nos comentaron que cada vez había más problemas con drogas, atracos…  a veces los turistas traen con ellos más problemas que beneficios….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s